domingo, 30 de enero de 2011

La silenciosa dama de un pasillo

La silenciosa dama de un pasillo


Cómo expandir estos versos,
mis versos muertos por tu voz
sobre la brisa que cruza tu ventana.

Quizá sólo queden en papel,
estas palabras con amor sin más
que dos bosquejos de tu silueta tal vez

Sean los que pinten esta pared.
Tu entras y yo salgo sin chocar
nuestro sonido espiritual del amar...

y así la noche se escurre como un pez,
por estos pasillos como tu silencio a la vez
pero ayer escuché tu eco en mi cruce...

y desde ahí me quemo y sueño con tu piel.